Una vez al año es recomendable que visites al optometrista, aunque no hayas detectado problemas con la vista. La alimentación también es muy importante para la salud de nuestros ojos, sobre todo la abundancia de frutas y hortalizas.

Si utilizas gafas, debes limpiarlas con productos adecuados y en el caso de las lentillas tienes que extremar la limpieza.

No abusar excesivamente del uso de ordenadores, televisión o tablets, ya que los ojos se resienten. Es bueno descansar de vez en cuando. Mucho cuidado con el uso de lentes decorativos, como los que se venden en tiendas de disfraces, pueden dañar permanentemente los ojos.